La Habana, 23/11/2021. “Esto es un tiempo propicio para el ejercicio cívico, más que para cualquier política paliativa, una oportunidad para buscar un consenso nacional donde quepamos todos”. Estas palabras del Dr. Roberto Méndez, durante el intercambio final, pueden resumir el espíritu de la Conferencia “La Cuba de 2021, a 200 años de la Cátedra de Constitución” celebrada este 20 de noviembre, la cuarta de la serie “Cambio de Época”, que auspicia el Instituto de Estudios Eclesiásticos Padre Félix Varela y que coincide esta vez con los 200 años de que el Venerable Sacerdote “que nos enseñó primero en pensar”, fundara la primera cátedra sobre Derechos Humanos y Constitucionalidad en Cuba.

En el evento participaron alumnos y profesores del Instituto, que se veían físicamente después de un largo período de interacción docente a través de Internet. Como es costumbre, también participaron en la Conferencia otras personas interesadas.

El primer acto del Evento fue la conferencia del Dr. Méndez, Catedrático del Instituto, quien ofreció una panorámica de hechos y procesos más importantes ocurridos en Cuba este año, con la agudeza de un historiador que a la vez es testigo, y la sutileza del poeta, acostumbrado a mostrar el alma de los hombres y de las cosas.

Siguió un receso, tras el cual se escuchó la excelente oferta coral de Vox Cordis, dirigido por Ramón Leyva, interpretando su selección “De lo Sacro a lo Profano en Hispanoamérica”.

Posteriormente tuvo lugar un Panel integrado por profesores del Instituto en el cual se aplicaron las herramientas de las ciencias sociales al análisis de los principales hechos y procesos presentados antes, ofreciendo brillantes síntesis y conclusiones útiles para quien quiera ser protagonista de su propia vida personal, familiar y social. La Dra. Teresa Díaz-Canal  analizó la realidad cubana actual desde el punto de vista filosófico; el Msc. Mario Rivera hizo un análisis jurídico, y el Lic. Yosniel García Marrero analizó la realidad económica. Posteriormente se realizó un rico intercambio entre participantes, panelistas y conferencista.

Estos espacios abiertos para el intercambio de ideas, son parte del proceso formativo que ofrece el Instituto a sus miembros y otras personas interesadas, siendo al mismo tiempo un aporte de pensamiento humanista y de inspiración cristiana a la sociedad cubana.